La Banda de Txistularis de la Diputación Foral de Álava forma parte de la historia de la institución y es uno de sus símbolos de identidad cultural.


La conmemoración en el 2010 de sus Bodas de Diamante fue una buena ocasión para reconocer la labor desempeñada por todos los músicos que han formado parte de la Banda y han contribuido a divulgar y difundir, dentro y fuera de nuestras fronteras, la cultura y el folklore alavés.


A lo largo de esta página web recogemos sus más de 75 años de vida desde su constitución el 15 de febrero de 1935. Desde su primer concierto en el Parque Florida con motivo del descubrimiento de una placa en recuerdo y homenaje de quien fuera Diputado General de Álava, Domingo Martínez de Aragón, han sido numerosos los certámenes nacionales e internacionales en los que ha participado nuestra Banda, así como las actuaciones ante destacadas personalidades que nos han visitado o que la han invitado a recepciones celebradas en sus respectivas sedes residenciales.


Si, como algunos expertos lo han definido, el txistu es la orquesta de un solo hombre, nosotros contamos con una Banda de Orquestas que hunde sus raíces en los orígenes de la Segunda República. El Presidente de la Diputación, Luis Dorao Merino, fue el padre de la idea de la creación de la Banda de Txistularis, adscrita al Cuerpo de Miñones. De esta manera se dotaba de rango institucional a una tradición que hasta bien entrado el siglo XIX se mantenía en Álava ya que casi todos los pueblos contaban con una pareja de txistularis y un tambor, todos ellos en la nómina del pueblo.


Hoy la Banda de Txistularis de la Diputación Foral de Álava, además de símbolo de identidad, es un elemento importante de divulgación cultural, porque a través de sus interpretaciones difunden las obras de insignes compositores alaveses como Luis Aranburu, Jesús Guridi o José Luis Cantrabrana.


NUESTRO AGRADECIMIENTO a quienes formáis o habéis formado parte de la banda.
Diputación Foral de Álava